Remando en dulce de leche

Estándar

Hoy les contaré: el soldado y el dulce de leche.

Cuando la gente relataba su pasado con cuentos… explicaba su presente con cuentos… predecía su futuro con cuentos… el mejor lugar del chéster tuneado por el equipo de Risto… le pertenecía al narrador… de cuentos.

Había una vez un soldado, a mil leguas y no de viaje submarino, tras tropecientos años de guerra… un soldado de alma noble que remaba y remaba… y nunca lograba llegar…

a un destino concreto, lleno de paz y tranquilidad, donde poder resguardarse de las tormentas; donde poder establecer un » hogar «.

El soldado remaba y remaba… pero al llegar a la orilla de algún pueblo y silbar, los habitantes le hacían sentir extraño, y el soldado se volvía a su embarcación improvisada, y con la ilusión algo tocada… echaba de nuevo a remar.

Y así pasaron los años de un viaje sin final, del que aprendió mucho de geografía pero muy poco de humanidad.

Hasta que cuando decidió remar a contra corriente, y cambiar su objetivo principal.
A partir de entonces se conformaría con los dulces nutrientes, que le dibujaran tímidas sonrisas, sin plantearse encontrar un » hogar «.

Y así… fue remando, no sin esfuerzo, sin encontrar su dulce particular, hasta que comprendió que ése ansiado dulce estaba adentro suyo, y de él dependía sacarlo a pasear.

Asi que cubrió todos sus pensamientos de azúcar y logró entrenar su olfato para detectar dulce, aunque sólo fuera en su particular avatar. .

y se fijó que el viaje era mucho más llevadero, remando entre dulce de leche, jajaaaaa… y sin querer, llegó a una isla pequeña pero segura, en la que con el tiempo llegó a convertirse en uno más.

¿ Por qué ?.

Les enseñó a las gentes de aquellas tierras, a ver la Luz al final del túnel, en mitad de la adversidad; a atisbar pequeños dulces de leche, pero sobre todo, a remar y remar siempre con intensidad.

Porque si es muy difícil
por eso lo imposible solo tarda un poco más;

Por eso remar en dulce de leche es propio de los más valientes y sofisticados, jajaaaaa…

de aquellos que sin llegar a rendirse… nunca paran de remar.

image

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s