El bibliotecario

Estándar

En vista de los últimos debates, monólogos y demás material electoral, me he decidido a escribir sobre un asunto al que hace tiempo quería dar forma.
Es hoy cuando adquiere más importancia que nunca.

Aviso a navegantes: abstenerse de seguir leyendo animales de costumbres rígidas, conservadores, reparadores, inmortales y carentes de humor ( amarillo ).

Tras observar ojiplática y hasta patidifusa lo acaecido el fin de semana en el espacio de: » Un Tiempo Nuevo » emitido por Telecinco, no me queda más remedio que » mojarme «, no respecto al debate sino respecto a mi visión global de la política en general, y de los políticos en particular.

No pienso caer en el error de » hacer leña del árbol caído «, ni siquiera me atreveré con un sonoro » zas en toda la boca «, pero permíteme decirte que era la » Crónica de una muerte anunciada «.

La realidad y el sentido común se presentan cual inconsciente impertinente en mitad de una sesión freudiana para verbalizar un sinfín de » verdades inalterables « que ni Urdaci es capaz de solapar.

Por otro lado, he de admitir que la lucidez de Arturo Pérez Reverte en » La Sexta noche « me ha dado el coraje suficiente para abrir mi » corazón coraza » y explayarme de lo lindo.

¿ Te acuerdas de » El Bibliotecario «?. Si, aquella serie producida por el residente primero, médico después más atractivo de ER ( urgencias ) convertido en » prota » a lo Indiana Jones, en la que se convirtió en una de mis trilogías favoritas.

En fin, que si pudiera elegir… me quedaba con Noah Wyle, sin lugar a dudas, para guiar a este caótico país hacia la Luz.

Jaja. Seguro que hace tiempo habría ido » En busca de los huesos perdidos «. ¿ No crees ?. Y nos habríamos ahorrado de paso, tanta especulación kafkiana.

¿ De verdad que no te gustaría » regresar a las minas del Rey Salomón «?.
Te aseguro que es más divertido que » sorprenderse con las minas del Rey… » bueno, esa es otra historia.

El-bi-blio-te-ca-rio. Debería ser asignatura ( obligada ) para candidatos, cuasi candidatos, casta, ciudadanos, niñas del exorcista… y hasta público en general.

¿ Sabes por qué ?. Porque así aprenderíamos de » La Maldición de Judas « y no tendríamos necesidad alguna de repetir cual papagayo la eterna » realidad herida «.

Mi candidato, mi voto y hasta mi alma irán a la figura de Flynn Carsen, y créeme cuando te digo que no puede ser mejor.

Tú decides. ¿ Votar una candidatura que ejem… España o apostar por » un bibliotecario » que instruye tu alma ?.

Continuará…

image

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s