Corazón sin coraza

Estándar

No hay nada más humillante
que no te respeten
y tú sigas ahí
babeando misericordia.

A veces no existe explicación racional
que determine el porqué.

No hay nada más denigrante
de los mal llamados » humanos «
que humillarte
pidiendo respeto.

Cuando no existe
simplemente hay que aceptarlo
y retirarte;
nunca humillarte
como indigente emocional.

El respeto no se negocia.

Humillarte » clamando » respeto
es no merecerlo en absoluto.

El respeto se edifica no destruye.

Mendigar respeto es provocar
para que encima de que no te respeten,
te tengan rabia por la
indignidad.

Es difícil amar a alguien
que se humilla por respeto.

Hay que saber retirarse,
irse con la cabeza en alto
aun con el rostro envuelto
en lágrimas.

Hoy es once de marzo
han pasado once años;
no quiero tu homenaje
exijo tu respeto.

El que hoy… una vez más
once años después
te pasas por el forro de la
indignidad
faltando el respeto
al conjunto de la sociedad.

No lo hagas por
que ni siquiera estaba allí;
hazlo por ti y tu credibilidad.
No más divisiones en un acto
de homenaje
no más política de tercera
calidad.

Me da igual quién eres
el poder que tienes
o quién te ha invitado.

Pero te diré que a veces,
mejor en casa… en palacio
o donde sea.
Pero lejos de los Afectados
lejos del verdadero dolor.

Que ellas son las víctimas
y no quieren tu honor.
Sólo exigen tu respeto
el que once años después
sigue siendo todo un » reto «.

image

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s