De castillos y puertas

Estándar

Hay quien decide crear » castillos en el aire «, otros aprovechan la arena, y hay quien prefiere pintar humildes palacetes, sirviéndose de sus propias manos; aprovechando cada una de las formas sin desaprovechar ningún espacio.

Nada está dispuesto al azar. Todo encaja perfectamente en un puzle humano » imposible de cuantificar «.

Para algunos reflejará solo la actitud errante de » quien quiere y no puede «; para otros será algo » creativo » digno de mención.

Pero para alguien será la más robusta fortaleza, cuyos muros se muestran infranqueables para el común de los mortales.
Siendo dueñ@ y señor absoluto de las llaves que abren la puerta de cada esquina; las que iluminan cada rincón.

Hoy es Lunes de puertas, y si te fijas, este noble castillo no tiene puerta principal

simplemente está abierto a cualquier » peregrino » de buenas costumbres que decida voluntariamente saciar su curiosidad.

Y una vez dentro… quizás no halle grandes cosas; sólo el valor de algún » guerrero herido » sin razón, que se resiste a amurallar el único espacio que quedaba libre de cerrojos y candados, que cual frontera contienen el dolor.

Hay quien decide » mantener castillos en el aire «, desafiando a la realidad, imponiendo su visión hasta que la balanza deja caer el peso que soportaba, dejando al descubierto cualquier gesto, la más leve manipulación.

Hay quien se rinde al poder creativo de » la arena » para obrar con arte, dando forma a cualquier ilusión; un arte tan certero como efímero, que no deja de sorprendernos cada día de calor.

Y hay quien confía en el trabajo de sus herramientas más curtidas; sus dos manos, para forjar su destino; sin esperar nada de nadie, sin falsas esperanzas ni azares imposibles, desde abajo… hasta la última uña.

Aprovechando cada gota de aire como si fuera la última, de una bella tormenta que no deseas que arrecie, porque quieres seguir empapándote de su aroma, de su frescor.

Tú decides. Seguir alimentando » castillos en el aire «, o sembrar con esmero la » realidad «.

Quizás no recojas los frutos más vigorosos, pero serán los que con tus manos has decidido cosechar.

Y en cuestiones de cosechas, muchas veces no es tan importante lo que miras, sino lo que al final ves; una vez limpia y sin cáscara que valga, la esencia brilla por doquier.

image

Imagen de Rally Annie y Annie Miller.

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s