¿ Entrevistas de trabajo ?

Estándar

image

Hay quien decide » empaparse » hasta las cejas del tocho » interminable » de psicología de la empresa antes de acudir a una entrevista de trabajo

Hay quien se especializa en » pasar » baterías de psicotécnicos «, casi de forma automática, como quien se » encierra » a cal y canto en su habitación, la semana de » Carnaval «, sin otro objetivo que el de aprobar el Toefl.

Hay quien simplemente » deja fluir » su ego con la eterna seguridad de quien es » hijo de «… con el infumable brillo de quien es experto en enchufes… farolas y demás trifásicos.

Son perspectivas diferentes para un mismo objetivo: buscar trabajo.

Lo bueno que tiene » pasar entrevistas » es que al final… acabas desarrollando una habilidad especial para conocer a las personas.

Después de unas cuantas interesantes entrevistas, he llegado a la conclusión de que no existe manual eficaz ni máster en » habilidades sociales « que te permita, a ciencia cierta, seguir un patrón ordenado, un esquema determinado para no ser » el rival más débil « y escuchar un sonoro » adiós «, cada vez que sales por la puerta con cara de póker.

Yo no leo a Freud. Ni siquiera me convence el best seller del archiconocido » Goleman « y su Inteligencia Emocional.

No me dice nada » memorizar » cual Forrest Gump la trayectoria de la empresa que me incluye como » candidat@ «, ni siquiera ante aquella que me llama en la » fase final «.

Busco aprovechar cada segundo al máximo, sin máscaras ni perogrulladas.

Porque siempre hay una » larga lista de clones « cuidadosamente entrenados para la ocasión.

Si buscas a alguien con traje de chaqueta de Zara oscuro, con un » polo » aparcado en la puerta… entonces no doy el perfil.

Si buscas a alguien con traje de Máximo Dutti y un » Passat « en la parte de atrás… tampoco soy yo.

Si buscas a alguien dispuest@ a sumar en tu equipo, con GANAS DE TRABAJAR y MEJORAR, entonces seguro te puedo interesar.

Puede que tengas mil y una razones para eliminarme en el camino; ya sea por no » ir maquillada «, por la forma de mi firma… o por cruzar una pierna de más.

Pero te aseguro que si encuentras esa única que me hace DIFERENTE al resto, no te equivocarás.

Sólo un apretón de manos, ni más ni menos. No me hace falta nada más.
Para saber si puedo » aportar valor » en tu equipo, o al contrario, debes seguir buscando y dejarme marchar.

Un apretón de manos no sólo me dice quién eres; lo que buscas… o hacia dónde vas.

Un apretón de manos me da las pistas necesarias para saber lo que estás dispuest@ a arriesgar en el camino; y es ahí donde te puedo ayudar.

Porque si eres de los que » calientan la silla » desde la seguridad de su despacho… buscando al mejor, al más preparad@ o al que por menos esté dispuesto a más… ni te molestes…

pero si eres dinámic@, te involucras en el proceso y nunca te » acomodas » al calor de tu giratoria silla de IKEA… entonces dame cinco minutos de tu valioso TIEMPO porque tenemos mucho de qué hablar.

Tú decides. ¿ Hablamos ?.

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s