Tu hermano

Estándar

¿ Tú también descubriste » el mundo desde lo alto del » camión » de tu hermano ?.
Entonces sabrás de lo que hablo.

Sabrás lo que se siente cuando la cuerda que alimenta ese » trasto » no aguanta » tu peso pluma » y acabas aterrizando en el gres brillante cual Murdock tras una larga sesión de intenso vuelo.

Sabrás lo que se siente al interiorizar el glorioso » mantra » de: has sido tú.

Y da igual que te acusen del asesinato del mismísimo Kennedy; de romper su » camión » o de haberte comido las últimas galletas que quedaban.

¿ Sabes por qué?. Porque » has sido tú»…

Sabrás lo que se siente cuando rompen tu » ingenuidad » navideña ( entre otras ) y se empeñan en » demostrar » con el espíritu de Iker Jiménez en » Cuarto milenio «… que los Reyes Magos son tus vecinos, y no dudarán en tirarles de la larga seudo barba… sin cejar en el empeño de » sacarte de tu idílica caverna «, a marchas forzadas.

A medida que vas coleccionando » conciencia « vas conociendo a tu hermano ( y al resto del reparto ).
Vas » pillándole » el punto ( en ocasiones, no hay por dónde cogerlo )… es ahí cuando descubres que algunos somos dominados por sombras ( oscuras ) casi tanto como las de la Nutella en tu barbilla.

A medida que vas sumando » batallitas « te das cuenta ( como Frank Cuesta en » La Selva en casa » ) de que no hay alimañas » peligrosas « sino inexpertos ornitorrincos en busca de experiencias.

A medida que vas aprendiendo a sobrevivir en la selva » humanoide «… observas cual lechuza en la oscuridad de la noche, que el amor y el perdón forman parte de un mismo dado familiar, pero echas de menos otros como el arrepentimiento, que parece que el día que repartían las caras de ése dado, saltaron disparados… así, sin acritud.

A medida que vas adquiriendo herramientas dignas para » El arte de la guerra « de forma casi inconsciente, te pones en la piel del Sargento Arencibia, y sólo desde ahí, eres capaz de diseñar estrategias defensivas con vistas a tu enemigo más querido; tu hermano.

No te confundas. Es un proceso casi automático.

Durante muchos años la » Guerra Fría « se va perfeccionando como quien tras años de seguir a » Arguiñano « acaba haciendo tortilla igual que él.
Es un proceso compulsivo… hasta que aprendes a dosificar la cantidad justa de perejil.

Luego el paisaje pasa » del blanco y negro » habitual a » todo color «… y tu Sony Bravia no deja de sorprenderte.

¿ Sabes por qué ?. Porque el amor a tu hermano es casi siempre un acto de azar ( porque te toca, no lo eliges ). Es como tener 31 en el mus.

Y porque el amor se siente y duele… y se sufre, y se ríe… y hasta se pierde.

¿ Y quien se atreva a razonarlo ?. De ese desconfía.

Déjate de historias. El » fis-fus » con tu primogénito será siempre una asignatura pendiente.

¿ Sabes por qué ?. Porque por más que lo niegues… tu hermano siempre será el enemig@ que más quieres.

image

image

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s