Cuando algo funciona… ¿ para qué cambiar ?

Estándar

Hola. Me llamo Arancha… y yo también soy adicta a Nutella.

Bueno… quien dice Nutella, también a los huevosKinder y cómo no… a esos bombones deliciosos que llegan cada Navidad » de tapadillo » y acaban llevando la » batuta » de la caótica República Independiente de mi casa.

Jaja… ya, ya sé que el primer paso hacia el cambio es reconocerlo.

Verás… reconozco que mi » instinto asesino » florece cada vez que mi » radar » detecta un bote de Nu-te-lla cerca.

Quien dice cerca… dice a lo largo y ancho de la panadería del barrio, en el lineal de Mercadona, qué leches… hasta allá a lo lejos, tanto como puedas imaginar.

Pero la culpa no es mía… sino de esos » selfies terroristas » que asolan mi muro de Facebook cual » Alicia en el país de las maravillas » desatando mis instintos » más primitivos «, y acercándome vertiginosa mente hacia la » locura más desenfrenada « que me obliga inexorablemente a cubrir de Nutella cualquier superficie sólida.

¡ Eh… no seas malpensad@ !. Me refería a cualquier » sólido » susceptible de ser masticado durante, al menos, 15 mordiscos seguidos… en cada ocasión.

Jaja, ¿ qué pensabas ?.

Y ya de perdidos al río… me lanzo cual experto en » balconing » ( literario ) a explicarte mis inicios en esta » peligrosa » adicción.

Ya desde la cuna… recuerdo vagamente que no pedía » teta » sino Nutellaaaaaa…

Allá por la » comunión «… rechazaba el » postre » a cambio de un huevo Kinder con sorpresa ( si no no vale ).

Y así… de forma progresiva… el chocolate que da nombre a las diversas fórmulas de la compañía Ferrero… se fue apoderando de mí cual » zombie come-plantas « y mi capacidad crítica se fue reduciendo al ritmo de la » campaña electoral » de cualquier aspirante al poder, sin posibilidad de reparar los cuantiosos efectos secundarios, que iba dibujando por el camino… en forma de cadáveres dignos del » Purificador «.

Pero… esos fueron sólo los inicios. El resto os lo podéis imaginar con todo lujo de detalles.

El caso es que ahora… taitantos años después y consciente de que » algo debe cambiar «… decido dar este paso, y reconocer abiertamente, sin reparos ni » puertas giratorias «… que el Señor Michele Ferrero es al chocolate… lo que Chupa-Chups a la piruleta; lo que Saimaza al café; lo que el » dulce «para tu vida ( y la mía ).

Es imposible estudiar Marketing sin analizar el imperio de esta familia.
Sería algo así como operar » a corazón abierto » sin paciente… como pilotar un » águila » desde fuera.

¿ Por qué ?. Porque no solo supo » poner en valor « el saber-hacer de un gran producto… sino que además, supo » optimizar « su tecnología, utilizando su maquinaria en la elaboración de distintos productos » de temporada «.

Para producir los » exclusivos « bombones » Ferrero Rocher » en algunos meses del año… y los siempre rentables » huevos Kinder » el resto del año, por ejemplo.

Hoy despedimos a Michele Ferrero a los 89 años, pero su legado permanecerá vivo en más de 53 países de nuestra » variopinta » geografía.

Pero ¿ sabes qué ?. Yo seguiré inyectando mi dosis de Nutella » en vena «… cual Anastasia en busca de placer.

Porque mi chute de serotonina se niega a entender que ya no soy aquella niña de antaño… que me he vuelto toda una adulta ¿ responsable ? que nunca dejará de hacer aquellas » pequeñas cosas « que tan feliz le hicieron alguna vez.

Porque cuando algo funciona¿ para qué cambiar ?.

image

image

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s