Tu marca habla de ti

Estándar

Un producto normalmente nace para dar solución a una determinada necesidad latente en el mercado.

Por lo tanto, es lógico pensar que mientras exista la necesidad se justifica la presencia del producto.
Pero en la vida real… esto no siempre es así.

A veces observamos cómo hay productos que sobran, pese a que  cumplen su función y complementan el resto de la oferta.

Entonces ¿ por qué sobran los productos ?.

Al final como el 99% de las relaciones humanas… se debe a una cuestión de interés.
Son los intereses creados en torno al producto los que determinarán si debe o no continuar.
Y muchas veces… son intereses que poco o nada tienen que ver con las capacidades propias del producto; muchas veces son decisiones egoístas, que quedan fuera de toda lógica.

Porque es difícil pensar que lo mismo que un día nos llevó a crear un producto… es lo que hoy nos hace pensar que sobra.

No te confundas. Los productos no sobran. Sobran los comportamientos rígidos e inflexibles de las personas que primero los crean, para después abandonarlos a su suerte, impidiendo cualquier oportunidad por pequeña que esta sea.

¿ Cuándo sobra un producto ?

Sobra cuando nunca se le ha prestado atención.

Sobra cuando siempre se le ha infravalorado.

Sobra cuando solo refleja la frustración de sus dueños y sobra… cuando nunca se le ha permitido crecer.

Sobra cuando se le ha humillado durante demasiado tiempo, sin cesar.

Sobra cuando nunca se ha confiado en él.

Sobra cuando ha sido creado por personas no aptas para diseñar productos… que las hay.

Sobra cuando la incapacidad de quien lo ha creado no entiende de límites.

Y sobra porque el entorno, consciente de la situación, prefiere mirar hacia otro lado.

Y porque el consumidor calla.

Hasta que las palizas que recibe el producto… le roban el aire… y el alma…

Veo marcas ahí fuera que me llevan a pensar » lo lejos que se puede llegar con tan poco » y marcas en cambio, con un gran potencial, que sin embargo, no logran despegar.

¿ Sabes por qué ?. Porque dime cómo mimas tu marca y te diré cuan inteligente eres.

Ser inteligente no es tener la mejor marca sino hacer de tu marca la mejor… independientemente de lo funcional que esta sea.

Ser inteligente no equivale a abarcar más cuota de mercado sino más bien… a tener el mercado más seguro en su elección.

¿ Eres inteligente ?. Entonces cuidarás tu marca… tanto como a tu prole… a tus amigos… incluso como a ti mismo.

¿ Sabes por qué ?. Porque de ésa manera, los resultados solo serán la consecuencia de la mejor inversión.

Tú decides. ¿ Hacer marca o solo marcar tendencia ?.

image

Publicado desde WordPress para Android

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s